¿El cambio de hora nos ayuda a ahorrar en la factura de la luz?

El cambio de hora llega inexorablemente con el frío del otoño. En la madrugada del sábado al domingo el reloj se retrasará una hora, por lo que a las 3 am el reloj volverá a las 2 am. Lo cierto es que en el Parlamento Europeo se debate si poner un horario fijo y no someter al reloj a dos cambios anuales. Es más, nos quedaríamos todos con el «horario de verano», el que cambiamos en primavera. Sin embargo, este año seguimos haciendo el cambio y ya veremos si el año que viene la UE se ha puesto de acuerdo.

Históricamente se ha argumentado que cambiar la hora dos veces al año nos ayuda a ahorrar luz pero ¿qué hay de cierto en esto? ¿Realmente notamos una bajada en la factura de la luz? No hay una respuesta única, puesto que depende de la tarifa de la luz que se tenga contratada.

Al adaptar la hora al horario de invierno se hace de noche más pronto y, a priori, tenemos que encender luces antes de lo habitual. Sin embargo, lo que paguemos por esa luz depende del tipo de tarifa que hayamos contratado. Por ejemplo, quienes tengan contratada una tarifa fija con discriminación horaria deberán tener en cuenta que el periodo de precio inferior es entre las 22 y las 12 h.

Para las tarifas fijas sin discriminación horaria no hay periodo de precio más bajo. En cualquier caso, a priori encendemos durante más horas las luces puesto que se hace de noche más temprano.

Ahorrar en la factura de la luz no depende de a qué hora se hace de noche sino de los hábitos de consumo. Puedes seguir nuestros consejos para ahorrar luz en casa y averiguar si una instalación fotovoltaica se adapta a tus necesidades y puede ayudarte.