La energía solar fotovoltaica está en pleno proceso de expansión en España. Según Red Eléctrica de España a 1 de enero de 2009 existían en nuestro país 3.205 MW de potencia instalada. En sólo 10 años la evolución de las tecnologías y la plena concienciación sobre la necesidad de remodelar el sistema energético ha hecho que esta potencia instalada subiera hasta los 4.714 MW. Esta cifra quedaba lejos, sin embargo de los objetivos a conseguir puesto que España cuenta con una capacidad para generar energía enorme gracias a la radiación que recibe.

Ha sido en el último año cuando la energía solar fotovoltaica ha vivido un auténtico empujón. Durante el 2019 Red Eléctrica de España ha registrado prácticamente la misma cifra instalada que durante los 10 años anteriores: 1.509 MW de energía solar fotovoltaica. En los diez primeros meses del 2019 la potencia solar fotovoltaica ha alcanzado unas cifras que en todos los niveles han superado las expectativas. Pero hay más: las estimaciones aseguran que a final de este año estaremos instalando 1 MW de energía solar para autoconsumo cada día.

Mientras tanto, la asignatura pendiente para continuar con el avance de la fotovoltaica en España sigue siendo la burocracia. Los trámites para los permisos de acceso y conexión y para la legalización de las instalaciones siguen siendo tediosos en general. En Solats, por ejemplo, nos encargamos de esta tramitación y ahorramos a nuestros clientes esta tarea que puede llegar a desconcertar. 

Por otro lado, Red Eléctrica de España asegura que en estos momentos hay 89.000 MW que han solicitado acceso y conexión de los cuáles solo 39.000 han conseguido el acceso. El resto tiene la solicitud en curso aunque pendiente de autorización.

En el avance de la fotovoltaica en España ha tenido un papel principal el desarrollo de las tecnologías implicadas. Paneles solares, baterías, inversores… se han desarrollado y mejorado, además de que se han hecho más accesibles para todo el mundo. Podríamos decir que el precio de las instalaciones de placas solares ha bajado un 90% en los últimos 10 años y este hecho, sumado a la subida de precio de la luz en España, ha hecho que la energía solar sea más rentable que nunca.