España se enfrenta a una sanción europea por recortar en energías renovables

El cambio climático avanza a pasos agigantados pero aún podemos realizar acciones para frenarlo. Los especialistas aseguran que todavía estamos a tiempo de frenar nuestro impacto en el medio ambiente y lo recomendable sería generar acciones que nos ayuden a ello. Una de estas acciones es el cambio en el modelo energético y la transición hacia un uso de energías renovables. Los combustibles fósiles contaminan el Planeta y pueden ser sustituidos por energías renovables, que son limpias e igual de potentes.

En España esta transición energética avanza a ritmo lento, aunque constante. La apuesta por las renovables está en una fase de desarrollo y cada vez son más consumidores particulares y empresas quienes apuestas por energías alternativas, como la solar. La energía solar es perfecta para todo el mundo, es fácil de captar y se adapta a las necesidades energéticas de cada instalación.

La energía solar es ya un hecho imparable, aunque todavía queda mucho por hacer. España se enfrenta ahora a un escenario de doble presión: por un lado, depende de la compra exterior de combustibles fósiles para funcionar en gran parte y esto le cuesta grandes cantidades de dinero. Y, por otro lado, se enfrenta a multas de la Unión Europea por recortar en energías renovables.

Aunque España ha recurrido las sentencias en su contra, se enfrenta a multas multimillonarias por valor de 8.000 millones de euros. Son varias demandas por recortes en primas y limitaciones regulatorias al sector de la energía solar fotovoltaica. Sin embargo, nuestro país ha pedido la nulidad de todas las demandas y suspendido el pago de las sentencias asegurando que estas cuestiones deben dirimirse en el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

Cuestiones judiciales a un lado, lo cierto es que apostar por la energía solar, como energía renovable y limpia, debería ser algo más que un mandato judicial. Es la energía del presente y del futuro, es limpia, renovable, sostenible y no genera residuos. Las instalaciones de energía solar se adaptan a las necesidades energéticas de cada cliente y, además, se pueden ampliar, mover y trasladar sin problemas. Son una solución perfecta para grandes consumos energéticos ya que permiten ahorrar tanto energía como dinero todos los meses. La inversión inicial se recupera en unos años y, a partir de ahí, la rentabilidad de la instalación supera el 400%.

Únete a la energía más limpia y sostenible que existe, ¡la energía solar!