Instalación fotovoltaica: ¿aislada o conectada a la red?

Las instalaciones de placas solares fotovoltaicas en España están viviendo un repunte. Muchas viviendas particulares y empresas se están sumando al ahorro y a la energía verde gracias, entre otras cosas, al abaratamiento de las placas solares. ¿Estás pensando en ponerte una instalación de placas solares? ¿Tienes dudas acerca de si la instalación será suficiente? A continuación aclaramos una de las dudas más frecuentes que se tienen al respecto de la fotovoltaica. ¿Cómo tiene que ser mi instalación: aislada o conectada a la red?

Para empezar explicaremos qué es una instalación aislada de la red. Una aislada es aquella que no cuenta con una conexión eléctrica física con la red eléctrica tradicional. En este tipo de instalaciones todo el consumo eléctrico que se realice en la vivienda o en la empresa deberá ser abastecido por la instalación fotovoltaica. De esta forma no tendremos relación con ninguna empresa eléctrica. Las instalaciones de autoconsumo aisladas de la red tienen ventajas e inconvenientes. La principal ventaja es la comentada anteriormente: la desvinculación con empresas eléctricas con lo que ello conlleva. No pagar impuestos ni peajes ni participar del mercado diario de energía. Sin embargo presenta diversas desventajas. Si no tenemos conexión a la red no podremos hacer uso de energía en las horas en las que no esté el Sol fuera o, como solución, tendremos que instalar baterías de almacenaje de energía. La opción de instalaciones aisladas con baterías no es la más recomendable puesto que éstas incrementan el presupuesto enormemente.

Por otro lado, están las instalaciones de energía solar fotovoltaica que mantienen la conexión a la red. Con ellas el consumidor puede hacer uso de la energía que genere su instalación durante las horas solares y, cuando el Sol se oculte, «tirar» de la red tradicional. Todo lo que conectemos por la noche, por ejemplo, estará consumiendo de la red. Con las instalaciones conectadas a la red nos ahorramos la inversión en baterías y mantenemos la comodidad y la tranquilidad de saber que si la instalación no genera lo suficiente podremos seguir teniendo suministro.

Con las placas solares se genera energía suficiente para nutrir los aparatos eléctricos del hogar o la empresa. Aunque sigamos conectados a la red eléctrica la energía solar hace que se disminuya significativamente el consumo que necesitamos de la red. De este modo se ahorra una enorme cantidad de dinero de la factura de la luz de cada mes. Este es uno de los mayores alicientes de la energía solar pero no es el único. Las placas solares fotovoltaicas generan energía de una forma limpia, potente y sin dejar ningún tipo de residuo. Así contribuimos a disminuir nuestra huella en el medio ambiente.

¿Quieres más información? Estaremos encantados de ayudarte. Puedes contactar con nosotros a través del formulario de contacto de nuestra web o a través de nuestro teléfono gratuito 900 53 58 10. Escucharemos tus ideas y te prepararemos un estudio energético y presupuesto gratuitos. ¡Únete a la energía verde!