Placas solares para una granja avícola

El autoconsumo fotovoltaico es una opción perfecta para el sector de la ganadería avícola. Fundamentalmente por el gran consumo eléctrico que le genera la iluminación de las granjas y la climatización necesaria. En las granjas avícolas es necesario que se den de forma óptima unas serie de condiciones. Por ejemplo, iluminación, temperatura, humedad y calidad del aire. Teniendo en cuenta los cambios de temperatura, condiciones climatológicas y humedad que existe en nuestro país, mantenerlas estables es el gran reto de las instalaciones fotovoltaicas. Cuando la temperatura sube el gasto en climatización se dispara y, por tanto, la factura de la luz asciende. Las altas temperaturas obligan al sector a realizar una gran inversión en gasto de energía para que las condiciones climatológicas sean siempre favorables.

Todas estas condiciones son necesarias para el perfecto desarrollo de las crías de la granja y, por tanto, para la viabilidad de la granja. La energía solar fotovoltaica es una opción perfecta para aprovechar al máximo los márgenes estrechos de la ganadería avícola. A continuación mostramos unas imágenes de una instalación real que hemos realizado en Solats para una granja avícola en la Comunidad Valenciana.

Para esta granja avícola valenciana realizamos una instalación de 72 módulos consiguiendo una potencia pico de 24 kWp. Los módulos cuentan con una instalación sobre tejado para lograr la inclinación óptima.

Con la instalación de placas solares fotovoltaicas se reduce el consumo de red en los meses donde el avicultor tiene más necesidad de refrigeración y consumo, en verano. En los meses de verano la radiación solar es más importante y, por tanto, hay una mayor generación de energía. Esto provoca que la explotación avícola cuente con un ahorro importante a final de año.


One thought on “Placas solares para una granja avícola”