El precio de luz, en aumento imparable

c ¿Y por qué? En el precio de la luz que pagamos todos los meses entran en juego muchos componentes como la cantidad de lluvia que cae, la cantidad de viento que recogen los parques eólicos, el precio del gas o del barril de petróleo. En el mes de mayo, por ejemplo, el precio del barril del petróleo se ha incrementado hasta llegar a los 80 dólares, lo que se traduce en que todo lo que depende del petróleo se encarece también. Entre otras cosas la gasolina (se calcula que en mayo llenar el depósito del coche cuesta unos 4 euros más que en el mes anterior) o el precio de la luz.

Como el suministro de luz depende en parte del precio del petróleo, la subida del barril de crudo hace que paguemos más en la factura. Además, el más que previsible cierre de las centrales nucleares dentro de pocos años y el cierre de las minas de carbón provocarán, inevitablemente, que la factura de la luz suba mes tras mes. Esta es una de las razones de que las energías renovables sean cada vez más necesarias. Por suerte, en los últimos años ha crecido la concienciación medioambiental y gracias a ello se están llevando a cabo más acciones destinadas a proteger la Naturaleza. La apuesta por la energía solar contribuye a seguir nutriendo nuestras viviendas, industrias, campos y negocios de energía pero de una forma sostenible, limpia y sin generar residuos. Está más que demostrado que las emisiones de CO2 a la atmósfera es sumamente perjudicial para la Tierra y, por eso, utilizar energía solar es cada vez más importante.

El Sol genera al año 4.000 veces más energía de la que necesitamos en toda la Tierra. Es un recurso inagotable que se puede utilizar para suministrar de energía toda clase de viviendas, industrias, comercios… e incluso campos agrícolas. La instalación de placas solares hace que se recoja esa energía procedente de la irradiación solar y, mediante un conversor, nutramos nuestros aparatos eléctricos.

La energía solar es el futuro en términos de ahorro para particulares y empresas. Con el precio de la electricidad tradicional en aumento año tras año (y sin perspectiva de descender) la instalación de placas solares es un recurso muy accesible para particulares y empresas de cara a ahorrar costes. En Solats Energía Solar calculamos que la inversión es recuperable en menos de 10 años mientras que las placas solares tienen una vida útil de más de 30. Es, por tanto, una inversión que hace hoy con vistas de futuro y perspectivas positivas en términos de ahorro y de protección del medio ambiente.