España es el país europeo donde incide más la radiación solar. Con el cambio climático la radiación es cada vez más fuerte y en España, donde hay muchas horas de Sol al año, hay que tener mucho cuidado con la exposición solar. Tanto en la ciudad como en la montaña y en la costa es imprescindible cuidar la exposición solar de nuestra piel para que la radiación no nos haga daño. La protección contra la radiación se ha vuelto fundamental en las últimas décadas. ¿Cómo afecta la radiación solar a tu cuerpo si no usas protección suficiente?

El efecto más evidente es la quemadura solar. Cuando la piel se quema se produce una lesión de la que tiene que recuperarse. La piel, que es nuestro órgano más extenso, necesita hacer un esfuerzo extra para recuperarse de la lesión y, además, guarda memoria de lo que le ha pasado. Este hecho hace que se aumenten las posibilidades de padecer enfermedades como el melanoma.

¿Cómo protegerse adecuadamente de la radiación solar? Lo primero que hay que controlar es el tiempo de exposición al Sol. La radiación solar es cada vez más agresiva, por lo que es aconsejable no exponerse al Sol más que lo mínimo imprescindible. ¿Y si tenemos que exponer nuestro cuerpo al Sol qué debemos hacer? Es necesario usar cremas con protección solar con factor 50 o superior, además de prendas que nos cubran como sombrero y gafas.

Es recomendable reaplicar la crema con protección solar mínimo cada dos horas y asegurarse de que se cubren todas las zonas del cuerpo. Además, se aconseja no estar expuesto en las horas centrales del día ya que es en este momento cuando más irradia el Sol.

El verano es el momento perfecto para disfrutar del ocio al aire libre pero hay que hacerlo con precaución. La protección solar es nuestra mejor aliada y, además, nos evitará que en el futuro podamos padecer daños en la piel.