Ventajas del autoconsumo energético fotovoltaico para industrias

El autoconsumo energético en industrias en España es ya una realidad. La generación de energía eléctrica con paneles solares fotovoltaicos es para las empresas una opción perfecta para ahorrar en la factura eléctrica. Generando su propia energía las empresas pueden contribuir a realizar su transición energética y ahorrar todos los meses en la factura de la luz luchando a la vez contra el cambio climático.

Apostando por la energía solar y el autoconsumo fotovoltaico el consumidor dispone de capacidad de decisión sobre la producción y el consumo que realiza. Puede ejercer un seguimiento de su instalación y ver a qué horas está produciendo más energía para adaptar su consumo a ellas. De esta forma, la industria gana poder de decisión y, a la vez, apuesta por ahorrar dinero todos los meses.

¿Cómo es el autoconsumo en empresa?

Puede ser con excedentes o sin vertido de excedentes. Las instalaciones de autoconsumo de energía solar permiten volcar la energía que no se consume y que, por lo tanto, sobra, a la red eléctrica. ¿Qué tipos de autoconsumo existen?

  1. Autoconsumo con vertido a la red y compensación de excedentes: El consumidor usa la energía de su instalación cuando la necesita y sigue conectado a la red eléctrica para cuando tenga más demanda. La energía generada por la instalación que no se autoconsuma se inyectará a la red y la comercializadora compensará el coste de la energía comprada a la red con la energía excedentaria (valorada con el precio medio del mercado).
  2. Autoconsumo con venta de excedentes: El consumidor vierte los excedentes a la red de transporte y distribución y vende la energía generada con su instalación.

Ventajas del autoconsumo energético para industrias

  • Ahorro en la factura de la luz de entre un 40 y 60%.
  • Posibilidad de vender la energía sobrante a la red.
  • Instalaciones fotovoltaicas totalmente financiadas mediante renting.
  • Rápida amortización de la inversión realizada (en torno a 5 años).
  • Instalaciones cada vez más potentes y con mayor capacidad de generación energética.
  • Nulo impacto ambiental: no genera gases de efecto invernadero, no contamina el agua ni genera contaminación acústica ni visual.
  • La instalación de placas solares fotovoltaicas puede trasladarse si la empresa cambia de ubicación y, además, pueden ampliarse en cualquier momento.
  • Gran adaptabilidad de las instalaciones a los espacios disponibles: pueden colocarse en cubiertas de distintos materiales o en suelo, de forma coplanar o con una estructura.
  • Poco mantenimiento necesario.
  • Amplio periodo de garantía de todos los componentes.
  • Disminución de la dependencia energética de la empresa de los combustibles fósiles.
  • Contribución a la transición ecológica de la empresa.
  • Posibilidad de que la empresa se acoja a subvenciones o desgravaciones fiscales.

En Solats tenemos una amplia experiencia en instalaciones fotovoltaicas de autoconsumo para empresas de todos los tamaños y sectores. Nos encargamos de todo, desde el estudio energético y dimensionamiento de la instalación hasta la ejecución de la misma y la legalización, entregando la instalación «llave en mano».

Contacta con nosotros en el teléfono gratuito 900 53 58 10 o a través del correo electrónico info@solats.com.